Cómo nuestras creencias conducen nuestra vida

Bruce Lipton, doctor en Medicina, investigador en biología celular defiende que nuestro cuerpo puede cambiar si reeducamos nuestras creencias y percepciones limitadoras. El pasado 9 de septiembre se publicó en la contra de La Vanguardia una entrevista donde decía que cambiar nuestra manera de vivir y de percibir el mundo es cambiar nuestra biología, ya que las células cambian en función del entorno, aprendemos a vernos como nos ven y a valorarnos como nos valoran. Lo que escuchamos y vivimos nos forma. Dice que no vemos el mundo, vemos el mundo como somos y somos víctimas de nuestras creencias, pero podemos cambiarlas. Estas creencias están en el subconsciente almacenadas desde nuestra niñez como un referente y si cambiamos las percepciones que tenemos en el subconsciente, cambiará nuestra realidad. Defiende que al reprogramar las creencias y percepciones que tenemos de cómo es la felicidad, la paz, la abundancia, podemos conquistarlas. De hecho los comportamientos, creencias y actitudes que observamos en nuestros padres se graban en nuestro cerebro hasta los seis años y controlan nuestra biología el resto de la vida, a menos que aprendamos a volver a programarla, por lo que hemos de procurar no inculcar creencias limitadoras en el subconsciente de nuestros hijos.

Alejandra Plaza discípula de Louis L. Hay dice que nuestras creencias por ejemplo con el dinero, el trabajo o el éxito generan una serie de pensamientos que cada día son los mismos; suelen repetirse y son esos pensamientos los que generan emociones, y esas emociones a su vez son las que provocan vibraciones, que al ser seres de energía se emiten hacia el universo; y esas vibraciones son las que atraen experiencias y todo lo necesario para continuar en ese nivel vibratorio, para seguir teniendo esas mismas emociones, atrayendo personas, oportunidades, situaciones y todo lo necesario para mantener esa misma sintonía vibratoria, por lo que todo se originó en las creencias.

Está demostrado que cuando tenemos una emoción, nuestras neuronas se van interconectando y van creando lo que se llama una conexión neuronal y, en cada emoción se produce una transmisión de químicos, por eso luego nos hacemos adictos a las emociones, aunque la emoción no sea muy placentera: ya la conocemos y las vamos repitiendo. Al generarse una emoción ésta siempre va acompañada de pensamientos que a veces tienen imágenes, que incluso podemos visualizarlas, por lo que éstas van a reforzar esa conexión neuronal y la producción de esos químicos y de esta manera vuelve a generarse la emoción. Louis L. Hay dice que las conexiones neuronales más importantes que hoy gobiernan nuestra vida se generaron entre los 3 y 8 años de edad, con lo que nuestros padres o cualquier adulto de autoridad nos fueron enseñando acerca de la vida.

Por su parte el Dr. Joe Dispenza, autor de varios artículos científicos sobre la relación existente entre la química cerebral, la neurofisiología y la biología, en los que explica el papel que juegan dichas funciones en la salud física, también explica en su libro “Desarrolla tu cerebro” cómo los pensamientos provocan reacciones químicas que nos llevan a la adicción de comportamientos y sensaciones –incluidos los que causan infelicidad-.

Con esta información, toma forma la idea de que el resultado de nuestra vida, lo provocamos nosotros mismos; que el origen está en nuestras vivencias y enseñanzas durante la infancia, que son las que han formado nuestras creencias; que más tarde generan los pensamientos, emociones, vibraciones y experiencias; y que no cambiamos porque tenemos una dependencia química a esas emociones.  Ya es una decisión propia de cada uno el investigar más en nuestro autoconocimiento, para cambiar esas creencias y darnos permiso a vivir la vida que queremos.

Anuncios
Publicado en Desarrollo de personas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Despertando con el Eneagrama

Somos seres únicos en medio de un mar de soles, somos seres luminosos, como los girasoles podemos pasar desapercibidos y parecer uno más o podemos brillar por nosotros mismos, todo dependerá de nuestra percepción para reflejar en el exterior nuestro interior.

Este verano he iniciado la lectura del libro “La sabiduría del Eneagrama” (Richard Riso y Russ Hudson) y para mí ha sido muy revelador y un camino de descubrimiento, porque tras las primeras lecturas me hice consciente que tenía un eneatipo predominante distinto al que inicialmente me había identificado durante seis meses. Es un libro profundo para leer y releer; uno de los aspectos que más me ha gustado son las múltiples herramientas que ofrece para el autoconocimiento y la invitación que hace al despertar aportando percepción y claridad al mecanismo de la personalidad, ya que cuanto más percibamos las respuestas mecánicas de nuestra personalidad menos nos identificaremos con ellas y más libertad tendremos para escoger.

A continuación te detallo el Test Rápido para la Identificación del eneatipo en el Eneagrama de TRIE Riso-Hudson. Sigue estas simples instrucciones:

  • Elige un párrafo del Grupo I y uno del Grupo II, que refleje mejor tus actitudes y tu comportamiento generales, según tu forma de ser la mayor parte de tu vida.
  • Basta con que estés de acuerdo en un 80 o 90 por ciento con lo que se dice en el párrafo.
  • Elige según tu instinto visceral, no analices demasiado. Guíate por tu intuición.

GRUPO I

A. Tiendo a ser bastante independiente y confiado: pienso que la vida va mejor cuando la esperas de frente. Me fijo objetivos, me comprometo y deseo que ocurran las cosas. No me gusta quedarme sentado, prefiero realizar algo grande y dejar mi huella. No busco necesariamente confrontaciones, pero no me dejo llevar ni empujar tampoco. La mayor parte del tiempo sé lo que quiero y voy a por ello. Tiendo a trabajar mucho y a disfrutar mucho.

B. Tiendo a estar callado, y estoy acostumbrado a estar solo. Normalmente no atraigo mucho la atención en el aspecto social,  por lo general procuro no imponerme por la fuerza. No me siento cómodo destacando sobre los demás ni siendo competitivo. Probablemente muchos dirían que tengo algo de soñador, pues disfruto con mi imaginación. Puedo estar bastante a gusto sin pensar que tengo que ser activo todo el tiempo.

C. Tiendo a ser muy responsable y entregado. Me siento fatal si no cumplo mis compromisos o no hago lo que se espera de mí. Deseo que los demás sepan que estoy por ellos y que haré todo lo que crea que es mejor por ellos. Con frecuencia hago grandes sacrificios personales por el bien de otros, lo sepan o no lo sepan. No suelo cuidar bien de mí mismo; hago el trabajo que hay que hacer y me relajo (y hago lo que realmente deseo) si me queda tiempo.

GRUPO II

X. Soy una persona que normalmente mantiene una actitud positiva y piensa que las cosas se van a resolver para mejor. Suelo entusiasmarme por las cosas y no me cuesta encontrar en qué ocuparme. Me gusta estar con gente y ayudar a otros a ser felices; me agrada compartir con ellos mi bienestar. (No siempre me siento fabulosamente bien, pero trato de que nadie se dé cuenta) sin embargo, mantener esta actitud positiva ha significado a veces dejar pasar demasiado tiempo sin ocuparme de mis problemas.

Y. Soy una persona que tiene fuertes sentimientos respecto a las cosas, la mayoría de la gente lo nota cuando me siento desgraciado por algo. Sé ser reservado con los demás pero soy más sensible de lo que dejo ver. Deseo saber a qué atenerme con los demás y con quiénes y con qué puedo contar; la mayoría de las personas tienen muy claro a qué atenerse conmigo. Cuando estoy alterado por algo deseo que los demás reaccionen y se emocionen tanto como yo. Conozco las reglas, pero no quiero que me digan lo que he de hacer. Quiero decidir por mí mismo.

Z. Tiendo a controlarme y a ser lógico, me desagrada hacer frente a los sentimientos. Soy eficiente, incluso perfeccionista, y prefiero trabajar solo. Cuando hay problemas o conflictos personales trato de no meter mis sentimientos por medio. Algunos dicen que soy demasiado frío y objetivo, pero no quiero que mis reacciones emocionales me distraigan de lo que realmente me importa. Por lo general, no muestro mis emociones cuando otras personas “me fastidian”.

Si tienes dudas entre distintas letras de un mismo grupo, una manera para diferenciar las letras con más porcentaje es imprimir las seis descripciones y marcar con un rotulador de color aquellas frases con las que te identificas más, de esta forma se visualizan las letras  que tienen más color y contando el número de líneas marcadas en cada párrafo, puedes determinar cuál es tu código. Es importante seguir tu instinto a la hora de marcar con el rotulador de color.

________________________________________________________

Interpretación del TRIE:

Las dos letras que has elegido forman uno de los códigos siguientes, qué indica a qué tipo corresponde:

AX – 7 – El entusiasta. Optimista, hábil, impulsivo.

AY – 8 – El desafiador. Seguro, decidido, dominante.

AZ – 3 – El triunfador. Adaptable, ambicioso, consciente de su imagen.

BX – 9 – El pacificador. Receptivo, tranquilizador, complaciente.

BY – 4 – El individualista. Intuitivo, esteta, ensimismado.

BZ – 5 – El investigador. Perceptivo, innovador, objetivo.

CX – 2 – El ayudador. Humanitario, generoso, posesivo.

CY – 6 – El leal. Encantador, responsable, defensivo.

CZ – 1 – El reformador. Racional, de sólidos principios y autodominio.

¿Has descubierto otro eneatipo distinto al que inicialmente te habías identificado? ¿te ha surgido alguna duda?

Otros post publicados de Eneagrama: Coaching y Eneagrama, Coaching y Eneagrama II, Coaching y Eneagrama III

“Dentro de veinte años te sentirás más arrepentido por las cosas que no hiciste,
que por las que hiciste…
Así que suelta los cabos.
Navega lejos del puerto seguro.
Atrapa los vientos favorables y despliega tus velas.
Explora. Sueña. Descubre. “ Mark Twain

Publicado en Coaching | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Coaching y definición de objetivos. ¿Cuál es tu sueño? II

Para continuar con el post anterior las condiciones de buena formulación de objetivos se pueden revisar de dos formas:

Una sería comprobando que cumple con las condiciones SMART descritas a continuación:

Otra manera de comprobar que hemos formulado correctamente nuestro objetivo es verificando los siguientes aspectos:

  • Demostrable en forma sensorial: describirlo con todos los detalles de vista, oído, tacto y olfato. Al poner todos los sentidos en la descripción de lo que se desea, ya que cuánto más detalle sensorial contenga más se facilita al cerebro la creación de lo que uno desea.
  • Expresado en forma positiva: describir lo que se quiere obtener en forma positiva, no lo que NO se quiere.
  •  Ubicado en el contexto de manera apropiada y específica: prever un procedimiento de verificación, previendo que se verá, sentirá y oirá, tanto dentro de uno mismo, como en el exterior, cuando se produzca el desenlace de verificación.
  • Iniciado y mantenido por la propia persona: dominar la situación, tomando la iniciativa sin depender de otros.
  • Que tenga en cuenta el sistema interno y externo: comprobar si el desenlace es ecológicamente sensato y conveniente. Proyectando hacia el futuro las consecuencias del objetivo actual y comprobando que el resultado debe beneficiar a uno mismo y a las demás personas. “Tiene que ser un objetivo bueno para mi y para la sociedad (entorno)”.

Y para definirlo se puede utilizar este guión, donde cada pregunta nos llevará a cuestionarnos cada uno de los aspectos anteriores.

También podemos dibujarlo con un mapa mental, que es una técnica que permite la creación y organización de ideas, dibujando o escribiendo nuestro objetivo en el centro y dibujando alrededor de él, qué necesitamos para lograrlo.

Se pueden añadir fotos, dibujos con colores, palabras clave, símbolos,…el mapa mental permite que la información se represente de una forma fácil, espontánea, creativa, siendo asimilada y recordada por el cerebro ya que es similar a la conexión neuronal de nuestro cerebro. En imágenes del Google se pueden ver numerosos ejemplos de mapas mentales.

Como comenté en el anterior post las vacaciones son un buen momento para enfocar el rumbo hacia nuevos destinos o para reflexionar y valorar si realmente estamos dónde queremos estar, siempre podemos encontrar obstáculos, aunque el más importante es no saber hacia dónde vamos.

¡¡¡ Feliz viaje y busca el viento que te llevará al destino elegido por ti !!!

Publicado en Coaching | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Coaching y definición de objetivos. ¿Cuál es tu sueño?

 “Proyecta ahora tu futuro porque es el lugar donde pasarás el resto de tu vida” Mark Twain

Esta es una de mis frases favoritas que me siguen inspirando, es como una brújula que me indica el rumbo cuando me siento desorientada. Las vacaciones son un buen momento para enfocar el rumbo hacia nuevos destinos o para reflexionar y valorar si realmente, estamos dónde queremos estar, si es nuestro sueño el que estamos viviendo.

Fruto del curso de Practicioner en PNL que hice ya en el año 2001, he recopilado un resumen sobre la especificación de objetivos, que sigo aplicando en mis sesiones de Coaching y al que he ido añadiendo  herramientas de otros cursos y que quiero compartir  en el blog mediante varios artículos, para facilitar el que cualquier persona pueda utilizarlo a la hora de marcarse el rumbo.

Una de las constantes en la vida es que los resultados se están produciendo siempre, si no somos nosotros los que decidimos conscientemente qué resultados queremos obtener será cualquier agente externo el que nos condicionará nuestros estados y dará lugar a situaciones, comportamientos,… que quizás no nos convengan o no queríamos.

El estado actual es la situación en la que nos encontramos, en el momento actual, respecto a un tema concreto.

El estado deseado es la descripción de la situación que queremos alcanzar cuando nos planteamos una meta, o un reto.

¿Qué podemos hacer para lograr esa meta?

Lo primero, definir el objetivo. Cuando la mente tiene un objetivo definido puede enfocarse, puede dirigirse, volver a enfocarse y dirigirse hasta llegar a él. En ausencia de un objetivo definido, esa energía se despilfarra en todas direcciones. Somos entonces, como una veleta movida por el viento.

Estos objetivos deben ser claros y precisos, ya que la mente puede guiar los pensamientos y acciones para producir los resultados deseados. La mente necesita mensajes claros para actuar con eficiencia.

Las personas que logran lo que se proponen comparten una característica: “Son capaces de definir con precisión sus objetivos”. Cuanta mayor sea la claridad con que se expresa el objetivo, mayores son las posibilidades de alcanzarlo. Cuando se logra dar una definición muy explícita de lo que se quiere, además nos estamos dando los medios para acceder al resultado.

Lo segundo es que todo objetivo ha de tener un plan con unas estrategias que afronten los medios y las consecuencias del logro de éstos, así como su ubicación en el futuro. En otras palabras, ha de reunir unas condiciones necesarias para que sea un objetivo ecológico que esté de acuerdo con el mundo y características de la persona. La ecología es el estudio de los efectos de nuestras acciones sobre el sistema más grande, también significa que estamos teniendo en cuenta los efectos sobre las personas que nos rodean, nuestra ciudad, estado, nación, el mundo y el universo.

Y tercero, todo objetivo debe tener un para qué claro, sino no vale la pena el esfuerzo. El porqué nos lleva a justificaciones que no serán eficientes.

También es importante saber que cualquier objetivo debe estar encuadrado dentro del contexto de un objetivo de orden superior que es el “meta-objetivo”.

En resumen:

  • Las personas que logran lo que se proponen “Son capaces de definirlo con precisión”.
  • Ha de tener un plan con unas estrategias que afronten los medios y las consecuencias del logro de éstos, así como su ubicación en el futuro.
  • Su definición ha de estar más centrada en el “para qué” y el “cómo”, que en el “por qué”.

Los pasos son:

Primero se define el estado deseado, GOALS, especificando qué resultados se obtendrán y se concreta cuándo éste estará conseguido.

Segundo se realiza un diagnóstico del estado actual REALITY.

Tercero se estudian alternativas donde se revisa la ecología de vida de cada una de esas alternativas. La ecología de vida descansa sobre la premisa de que cualquier cambio dentro de un sistema afectará al sistema entero del cual forma parte. Esto está asociado a los conceptos de “intención positiva” y “ganancia secundaria”. La intención positiva presupone que “cada persona realiza la mejor elección posible, dados los recursos que tiene disponibles en ese momento”. La ganancia secundaria son  los beneficios que se disfrutan en el estado actual y que hay que tener en cuenta ya que el estado deseado puede tener alguna consecuencia negativa sobre algún área de la vida de la persona, que puede alterar el equilibrio alcanzado.

Cualquier decisión supone dos decisiones siempre: una a lo que dices que sí y otra a lo que dices que no, por tomar esa decisión.

Otro aspecto es revisar que nuestro objetivo no está en contra de otros objetivos que ya tenemos, se puede decidir que un objetivo no es ecológicamente problemático conscientemente y tirar adelante con nuestro objetivo haciendo los ajustes necesarios.

En el próximo post expondré una descripción sobre las condiciones de la buena formulación de objetivos y más información sobre el tema.

Publicado en Coaching | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Cómo encontrar la pasión en el trabajo

Encontrar tu pasión y poder llevarla a cabo día a día en tu trabajo, puede parecer idílico, pero, lo cierto es que hay personas que lo consiguen y no hace falta ser un Steve Jobs o un Brad Pitt, reconociendo y desarrollando nuestras mejores habilidades y poniéndolas al servicio de un proyecto apasionante será suficiente para activarnos y hacernos vibrar.

Estoy participando como coautora en el primer libro de MANAGEMENT escrito en red por más  de 1000 profesionales con el título “Los 15 factores del éxito”promovido por Xavier Parra en su blog, el cual está abierto a todo el que quiera participar con alguna aportación o comentario. En el primer factor se desarrolla la Focopasión, que la define como la búsqueda y el desarrollo de nuestra verdadera vocación, es encontrar las habilidades que mejor sabemos  desplegar y potenciarlas para luego dedicarlas en el proyecto o proyectos que realmente nos apasionan.

El discurso de Steve Jobs en la Graduación de Stanford fue muy inspirador, algunos de sus mensajes  fueron “…tenéis que encontrar qué es lo que amáis, la única manera de tener un trabajo genial es amar lo que hagáis. Si aún no lo habéis encontrado, seguid buscando, no os conforméis. Como en todo lo que tiene que ver con el corazón, lo sabréis cuando lo hayáis encontrado……Vuestro tiempo es limitado así que no lo gastéis viviendo la vida de otro…No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior.”

Otro de los mensajes que da es el de confiar en tu corazón:”…tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición, de alguna manera ellos saben lo que tú realmente quieres ser”.

Y una de las herramientas que explica que utilizó durante muchos años  es preguntarse cada mañana “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy? Si la respuesta era no durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo”.

Para mi un detector de la focopasión es cuando te levantas por la mañana y piensas:”voy a trabajar ¡qué bien!” y sientes un cosquilleo en la zona del plexo solar, esa sensación es única y cuando se da la reconoces al instante. Piensa cuando has tenido esa alegría y sensación por ir a trabajar, te ayudará a identificar la focopasión.

Otra herramienta es identificar una experiencia que te ha hecho sentir éxito y pensar porqué esta experiencia era tan fuerte, una vez identificada piensa cómo podrías repetirla diariamente.

A veces nos cuesta escuchar a nuestro corazón nuestros pensamientos lo bloquean, porque no nos atrevemos ni a escucharlo, ya que ello supondría pasar a ser conscientes de que el tiempo, esfuerzo y energía que dedicamos a nuestro trabajo realmente no es lo que queremos hacer. Confiar en uno mismo y en la vida, es el primer paso para hacer frente a ese bloqueo y estar abiertos, aunque nos empeñemos en tapar nuestros ojos con un antifaz, nuestros oídos con unos tapones; nuestras sensaciones no las podemos contener durante mucho tiempo y al final surgen.

Ser consecuentes con nuestras decisiones y evitar ponernos en la posición de víctimas, asumiendo la responsabilidad es el segundo paso para avanzar en este proceso. La pregunta que a mí me ha servido en este camino fue ¿quiero estar haciendo este trabajo durante los próximos 20 años de mi vida? Es una pregunta poderosa porque si tu respuesta es no la siguiente pregunta será ¿qué vas a hacer para cambiar esa situación?   

Otras preguntas poderosas son:

¿Si tuviera recursos económicos a qué me dedicaría?

¿Qué me da energía? Por ejemplo, pasear por la playa, hacer meditación, correr, compartir ideas creativas,…

¿Y qué me la quita? como, el ruido de la ciudad, discutir, compartir con personas absorbentes…

Una última herramienta es identificarnos con varios “soy…”, por ejemplo: “soy diseñadora grafica”, “soy restauradora de muebles”, “soy programadora informática”,… según lo que digas habitualmente y definiendo otros nuevos que nunca hayas dicho y por los que sientes atracción o que sabes que te gustaría desarrollar. Una vez definidos mírate en un espejo y en intervalos, dilos desde el corazón, como si se los estuvieras explicando a alguien; tú mismo te puedes dar una valoración y analizar las expresiones, el brillo de tus ojos, el movimiento de tu boca, si transmites credibilidad. También lo puedes repetir con otras personas y  que ellas te digan cuándo te brillan los ojos, cuándo tu expresión es diferente o cuándo tu tono de voz es más intenso, ¡más apasionado!

Os invito a compartir alguna otra herramienta o pregunta poderosa que os haya ayudado en este descubrimiento.

Publicado en Coaching | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Cómo gestionar emociones

“Con las analogías lo invisible se hace visible” (Paracelso)

Merçe Conangla y Jaume Soler nos proponen un juego divertido en su libro La vida viene a cuento, que sirve para gestionar emociones caóticas de un modo muy creativo y que además podemos compartir con nuestros hijos.

El juego consiste en escoger tres emociones con las te quieres quedar por un día, una semana, un mes,…o hasta la siguiente vez que necesites jugar. La necesidad de jugar surge cuando sientes un nudo en el estómago.

Para preparar el juego hay que hacer cinco cajitas y colocar tarjetas con el nombre de diversas emociones en la caja que corresponda. Las cajas y las emociones pueden ser:

Caja roja: ira, enojo, furia, cólera, irritación, frustración, miedo, impotencia, rabia, asco, vergüenza…

Caja negra: soledad, tristeza, desesperanza, abandono, pena, angustia, pesadumbre…

Caja verde: esperanza, fe, ilusión, curiosidad, consuelo, confianza, compasión,…

Caja amarilla: sol, amistad, amor, ternura, alegría, felicidad,…

Caja azul: humildad, gratitud, serenidad, calma, paz,…

Para realizarlo cuando tengas la necesidad de investigar más sobre tus emociones o sobre las emociones de tus hijos, por sentir un nudo en el estómago u otra emoción similar, vacía las cajitas en el suelo o en una mesa y junta todas las tarjetas, de esta manera mezclas las emociones, luego reconócelas, clasifícalas y juega con ellas, para finalmente escoger con cuáles te quieres quedar.

Os adjunto el artículo completo donde además de este ejercicio, escriben acerca del simbolismo de los cuentos Cuentos que abren puertas.

Hay un conocido cuento utilizado habitualmente en Coaching que explica en una metáfora esta elección de tus propias emociones tal como nos propone el ejercicio:

 El viejo jefe indio y los dos perros

Un viejo jefe indio estaba sentado alrededor del fuego con las gentes de su tribu, mientras se pasaban y fumaban la pipa.  Era muy viejo y muy sabio. Había dirigido a su pueblo por mucho tiempo y era muy respetado.  Esa noche estaba muy quieto, más quieto de lo que habitualmente estaba.

La noche iba pasando y él permanecía silencioso. La gente empezó a preguntarse y a lanzar miradas, secretamente, hacia él. Sin embargo, a nadie se le habría ocurrido interrumpir sus pensamientos. Finalmente, avanzada la noche, el viejo y sabio jefe indio empezó a hablar. Habló suavemente y todos se juntaron echándose hacia delante, para escuchar lo que iba a decir. Y les dijo:

“Dentro de mí tengo dos perros luchando. Uno es el perro del respeto, cuidado, generosidad, amor, fidelidad y buenos deseos…, el otro es el perro del orgullo, odio, rabia, rigidez, maldad y frío corazón”.

Se quedó silencioso de nuevo, mirando fijamente al fuego.  Hubo un momento en el que todos se quedaron expectantes, esperando oír más todavía.  Si en ese momento se hubiera estado atento, se podría haber oído ese murmullo que surge cuando las personas, en un círculo, están hablando por lo bajo, los unos con los otros.  Después de un rato, el más bravo de todos ellos, preguntó con voz ronca y tranquila:

“Por favor jefe, dinos. ¿Qué perro ganará?”.

Todos permanecían silenciosos, de nuevo, mientras esperaban escuchar la respuesta del viejo y sabio jefe indio. Finalmente, el viejo y sabio jefe, levantó la cabeza del fuego, miró alrededor del círculo y exclamó:

“El que yo alimente”.

Y volvió a mirar hacia abajo otra vez, hacia el fuego, y se quedó de nuevo quieto y en silencio, con la mirada fija, sumido en sus pensamientos.

Según la PNL (Programación Neuro Lingüística) los cuentos son metáforas que nos sitúan en otro tiempo y la información que nos da no es útil para el mundo real, pero, el mundo interior sí que procesa dicha información. Milton Erickson fue el creador del “Modelo Milton” y él expuso que la metáfora opera en el nivel inconsciente, evitando las resistencias conscientes.  

Publicado en Herramientas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Inteligencia Emocional y Coaching

Sostenibilidad emocionalPara asegurar la “sostenibilidad emocional” de la organización debemos afrontar las emociones que se generan en procesos de cambio,  como puede ser el de un ERE o una reducción de plantilla.

La Inteligencia Emocional según Daniel Goleman “es la capacidad de reconocer nuestras propias emociones y las emociones de los demás, de motivarnos a nosotros mismos y de controlar nuestras emociones y las de los demás”. La inteligencia emocional nos invita a que utilicemos nuestro cerebro, tanto el hemisferio izquierdo (responsable de los números y la lógica) como el hemisferio derecho (responsable de la creatividad).

Según la inteligencia emocional en toda decisión que tomamos en nuestra vida, siempre hay implícitas unas emociones. Es decir, que es imposible prescindir de las emociones.

Teniendo en cuenta que los pensamientos que provocan unos sentimientos (emociones) determinados son los que nos provocan unas conductas determinadas, vamos primero a hablar de las emociones básicas que pueden estar regulando nuestra conducta o la de los demás para poder conocerlas en uno mismo y en los demás.

Las emociones básicas y sus conductas asociadas son:

ALEGRÍA

Es la emoción que vivimos cuando obtenemos una ganancia o conseguimos alguna cosa positiva para nuestro desarrollo. La conducta asociada a esta emoción es el de repetición.

TRISTEZA

Es la emoción que vivimos ante una pérdida, privación, destrucción, abandono o fracaso. A través de esta emoción tendemos a aislarnos, incomunicarnos, pero, también podemos actuar en una unión con los demás.

RABIA

Es la emoción que vivimos cuando tenemos la percepción de una agresión a un derecho, cuando experimentamos impotencia o cuando cometemos errores que creemos que podríamos evitar. Tendemos a la destrucción, aunque también nos puede llevar a actuar, a ser un motor para motivarnos a hacer algo.

MIEDO

Es la emoción que vivimos cuando percibimos una amenaza. Cuando se trata de un miedo natural (emoción objetiva), nos protege y es una llamada que moviliza la energía para huir del peligro. Cuando se trata  de un miedo por fantasía (emoción subjetiva) nos bloquea ante un hecho que creemos que pasará. En este caso tendemos a la protección.

Lo importante de todo ello es que tengamos en cuenta que estas emociones influirán en el aprendizaje e implicación de las personas, y que por lo tanto, hemos de saber QUÉ siento o sienten los demás para saber CÓMO gestionarlo o cómo está ello afectando a su forma de comportarse.

El pasado 1 de junio asistí a una jornada organizada por AEDIPE Catalunya y la entidad auditora FULL AUDIT dirigida a abordar la gestión de la prevención de riesgos laborales y la gestión del cambio, donde Mertixell Obiols, Coach especializada en Coaching Ejecutivo, de Equipos y Deportivo, participó dando una charla sobre cómo gestionar el cambio de forma emocionalmente inteligente, exponiendo la importancia de saber gestionar de forma estratégica las emociones de las personas que forman parte de una organización y que afloran en momentos de cambio, para que las empresas y los equipos de personas sanas y sostenibles sean una realidad.

Si aplicamos las emociones básicas de la inteligencia emocional a un ERE o a una reducción de plantilla, las emociones que se suceden por este orden son:

1ª Emoción: MIEDO. Tanto para la persona que se va de la empresa por un futuro profesional incierto, como la inseguridad que se crea para la persona que se queda en la plantilla.

2ª Emoción: RABIA por una decisión injusta. Rabia de la persona que deja la empresa y de la que se queda, por pensar que podrían haber otras soluciones, que se podría haber gestionado la empresa de otra manera, para evitar llegar a esta situación.

3ª Emoción: TRISTEZA de las personas que se quedan, ya que estarán desmotivadas, por haber sufrido una pérdida y necesitarán pasar un proceso de duelo por perder a un/a compañero/a de trabajo o, si es director/a, por perder colaboradores. Tristeza de la persona que se va por todo aquello que deja atrás. En realidad es una buena señal cuando se vive la tristeza, ya que luego llega la aceptación que da paso a la última emoción.

4ª Emoción: ALEGRIA cuando se comprueba que esta decisión ha permitido sobrevivir a la empresa o cuando la persona que se ha ido se ha reinventado y ha iniciado un nuevo proyecto profesional.

La regulación emocional es aceptar lo que toca en cada momento: miedo, rabia, tristeza, alegría.

Desde el punto de vista de la empresa, para cada una de estas emociones hay una estrategia a seguir dependiendo de la interpretación de la situación vivida por la persona, si se vive como:

  • Peligrosa con miedo: la estrategia es de dar protección, en este caso aportando información por la empresa e intentando ser transparente, porque el cerebro humano no soporta la incertidumbre y si no tiene información se la inventa. La empresa también puede implicar a las personas que se quedan, ofreciéndoles un coach para apoyarles en el aprendizaje de vivir situaciones de incertidumbre.
  • Pérdida con tristeza: la estrategia es de dar consuelo y escuchar a los que se quedan, ofreciendo outplacement a las personas que se van.
  • Injusta con rabia: la mejor estrategia para la empresa en este caso es permitir que la gente se exprese. Cuando la gente está enfadada no escucha, sólo reacciona y conecta con su cerebro reptiliano, por lo que la mejor interacción es no argumentar sino escuchar.
  • Ganancia con alegría: la estrategia es de compartir. Si la empresa no permite vivir la fase de alegría aparecerá la vulnerabilidad.

No aseguramos la “sostenibilidad” de la organización sino afrontamos esas emociones.

Para asegurar la “sostenibilidad emocional” de la organización debemos afrontar las emociones que se generan en procesos de cambio,  como puede ser el de un ERE o una reducción de plantilla.

Publicado en Coaching | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios