Coaching y definición de objetivos. ¿Cuál es tu sueño?

 “Proyecta ahora tu futuro porque es el lugar donde pasarás el resto de tu vida” Mark Twain

Esta es una de mis frases favoritas que me siguen inspirando, es como una brújula que me indica el rumbo cuando me siento desorientada. Las vacaciones son un buen momento para enfocar el rumbo hacia nuevos destinos o para reflexionar y valorar si realmente, estamos dónde queremos estar, si es nuestro sueño el que estamos viviendo.

Fruto del curso de Practicioner en PNL que hice ya en el año 2001, he recopilado un resumen sobre la especificación de objetivos, que sigo aplicando en mis sesiones de Coaching y al que he ido añadiendo  herramientas de otros cursos y que quiero compartir  en el blog mediante varios artículos, para facilitar el que cualquier persona pueda utilizarlo a la hora de marcarse el rumbo.

Una de las constantes en la vida es que los resultados se están produciendo siempre, si no somos nosotros los que decidimos conscientemente qué resultados queremos obtener será cualquier agente externo el que nos condicionará nuestros estados y dará lugar a situaciones, comportamientos,… que quizás no nos convengan o no queríamos.

El estado actual es la situación en la que nos encontramos, en el momento actual, respecto a un tema concreto.

El estado deseado es la descripción de la situación que queremos alcanzar cuando nos planteamos una meta, o un reto.

¿Qué podemos hacer para lograr esa meta?

Lo primero, definir el objetivo. Cuando la mente tiene un objetivo definido puede enfocarse, puede dirigirse, volver a enfocarse y dirigirse hasta llegar a él. En ausencia de un objetivo definido, esa energía se despilfarra en todas direcciones. Somos entonces, como una veleta movida por el viento.

Estos objetivos deben ser claros y precisos, ya que la mente puede guiar los pensamientos y acciones para producir los resultados deseados. La mente necesita mensajes claros para actuar con eficiencia.

Las personas que logran lo que se proponen comparten una característica: “Son capaces de definir con precisión sus objetivos”. Cuanta mayor sea la claridad con que se expresa el objetivo, mayores son las posibilidades de alcanzarlo. Cuando se logra dar una definición muy explícita de lo que se quiere, además nos estamos dando los medios para acceder al resultado.

Lo segundo es que todo objetivo ha de tener un plan con unas estrategias que afronten los medios y las consecuencias del logro de éstos, así como su ubicación en el futuro. En otras palabras, ha de reunir unas condiciones necesarias para que sea un objetivo ecológico que esté de acuerdo con el mundo y características de la persona. La ecología es el estudio de los efectos de nuestras acciones sobre el sistema más grande, también significa que estamos teniendo en cuenta los efectos sobre las personas que nos rodean, nuestra ciudad, estado, nación, el mundo y el universo.

Y tercero, todo objetivo debe tener un para qué claro, sino no vale la pena el esfuerzo. El porqué nos lleva a justificaciones que no serán eficientes.

También es importante saber que cualquier objetivo debe estar encuadrado dentro del contexto de un objetivo de orden superior que es el “meta-objetivo”.

En resumen:

  • Las personas que logran lo que se proponen “Son capaces de definirlo con precisión”.
  • Ha de tener un plan con unas estrategias que afronten los medios y las consecuencias del logro de éstos, así como su ubicación en el futuro.
  • Su definición ha de estar más centrada en el “para qué” y el “cómo”, que en el “por qué”.

Los pasos son:

Primero se define el estado deseado, GOALS, especificando qué resultados se obtendrán y se concreta cuándo éste estará conseguido.

Segundo se realiza un diagnóstico del estado actual REALITY.

Tercero se estudian alternativas donde se revisa la ecología de vida de cada una de esas alternativas. La ecología de vida descansa sobre la premisa de que cualquier cambio dentro de un sistema afectará al sistema entero del cual forma parte. Esto está asociado a los conceptos de “intención positiva” y “ganancia secundaria”. La intención positiva presupone que “cada persona realiza la mejor elección posible, dados los recursos que tiene disponibles en ese momento”. La ganancia secundaria son  los beneficios que se disfrutan en el estado actual y que hay que tener en cuenta ya que el estado deseado puede tener alguna consecuencia negativa sobre algún área de la vida de la persona, que puede alterar el equilibrio alcanzado.

Cualquier decisión supone dos decisiones siempre: una a lo que dices que sí y otra a lo que dices que no, por tomar esa decisión.

Otro aspecto es revisar que nuestro objetivo no está en contra de otros objetivos que ya tenemos, se puede decidir que un objetivo no es ecológicamente problemático conscientemente y tirar adelante con nuestro objetivo haciendo los ajustes necesarios.

En el próximo post expondré una descripción sobre las condiciones de la buena formulación de objetivos y más información sobre el tema.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Coaching y definición de objetivos. ¿Cuál es tu sueño?

  1. Pingback: El verdadero propósito: Sé lo mejor que puedas ser | Semper Altius Coaching

  2. DR ARMANDO LOZANO dijo:

    se me hace muy interesante y profesional la manera como presentaste el tema.
    Felicidades Dr Armando Lozano B,.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s