Coaching y Eneagrama

Eneagrama

El Coaching se puede combinar con diferentes disciplinas y herramientas una de ellas es el Eneagrama.

Actualmente hay Consultorías de RRHH que tienen en cuenta esta disciplina del Eneagrama, tanto a la hora de escoger a los candidatos idóneos para un puesto, como en el momento de crear un equipo de trabajo. También se está utilizando en la creación de personajes y sus guiones en series televisivas y películas como en “Perdidos”.

Desde la perspectiva del Eneagrama, cada ser humano es único y diferente, pero todos nacemos a partir de una energía común, materializada mediante nueve cualidades o virtudes inherentes a nuestra naturaleza: serenidad, humildad, autenticidad, ecuanimidad, desapego, coraje, sobriedad, inocencia y acción consciente. Aunque estos nueve rasgos innatos  están presentes en cada uno de nosotros, se ha demostrado que sólo uno determina nuestra esencia personal, también llamada “yo verdadero”. Esta esencia es la semilla a partir de la cual podemos llegar a ser la flor que somos en potencia. Nuestra dificultad radica en el hecho de que, siendo todavía bebés, la realidad se nos antoja amenazadora y hostil, por lo que empezamos a protegernos tras un escudo mental, también llamado personalidad, ego o falso yo. El eneagrama demuestra que el egocentrismo tiene numerosas formas de manifestarse en algunas personas es más activo y por tanto, más fácil de reconocer; en otras es más pasivo por lo que suele ser más difícil percibirlo, pero, no por ello menos dañino.

El Eneagrama describe a grandes rasgos los nueve tipos de personalidad que forman parte de la compleja condición humana, así como la relación existente entre ellos. Nuestra forma de ser también está estrechamente relacionada con otros dos tipos de personalidad. Así, cuando pasamos por una situación de estrés prolongada, que nos angustia y desequilibra, adoptamos los patrones de conducta negativos de otro tipo de personalidad, circunstancia que en el Eneagrama se denomina “descentramiento” o “desintegración”. El descentramiento es un proceso inconsciente que se desencadena cuando hemos llevado al extremo las estrategias egocéntricas movidas por nuestro tipo de personalidad.

Para recuperar nuestro centro –nuestro equilibrio interior-, nos conviene poner en práctica ciertos comportamientos positivos de un tipo de esencia o yo verdadero, una tendencia denominada “centramiento” o “integración”, mediante la cual recuperamos la estabilidad y paz interior perdidas. A diferencia del descentramiento, que es un proceso totalmente inconsciente y automático, el centramiento es un esfuerzo consciente, que surge a raíz de la comprensión de cómo funciona la compleja psique humana. Fruto de esta consciencia, empezamos a instaurar una serie de conductas positivas y  constructivas, que nos devuelven la tranquilidad y el sosiego perdido.

Descentramiento y centramiento

El Eneagrama identifica cada tipo de personalidad por un número, por ejemplo la personalidad tipo 1 se descentra asumiendo el lado negativo del tipo 4 y se centra adoptando el lado positivo del 7, tal como indican las flechas en el gráfico.

Nuestra manera de ser también puede estar muy condicionada por los números situados a la derecha y la izquierda de nuestro tipo de personalidad, las llamadas “alas”.  Por ejemplo, la personalidad tipo 2 puede adoptar comportamientos del 1 y del 3.

Además, cabe decir que existen muchos niveles de desarrollo para cada personalidad, los cuales describen el grado de consciencia de cada uno de nosotros y suelen ir acompañados por determinados patrones de conducta, tal como señala la teoría de “nueve niveles”(tres sanos, tres promedio y tres insanos) que propuso Don Richard Riso en 1988, y que aparecen en la obra que escribió junto con Russ Hudson, La sabiduría del Eneagrama (Urano, 2000). A lo largo de la vida, y fruto del impacto que han tenido algunas experiencias sobre nosotros, nuestra manera de interactuar en el mundo suele evolucionar hacia una mayor comprensión y consciencia, sintiéndonos cada vez mejor con nosotros mismos o, por el contrario, hacia un mayor egocentrismo, provocando que la tristeza, el miedo, la insatisfacción y el sufrimiento se adueñen de nuestro día a día.

La Asociación Internacional del Eneagrama (IEA) define Eneagrama como un instrumento de autoconocimiento y transformación personal y dice en su código ético que comprender las intenciones y la lógica de los otros tipos hace menos posible que rechacemos, juzguemos o desvaloricemos a nadie, reconoce que el Eneagrama nos impulsa a recorrer el camino de la transformación, nos alienta a personificar el trabajo de la transformación en nosotros mismos, para erigirnos en ejemplos vivos de la búsqueda del ser y el cambio práctico al servicio de la liberación espiritual.

Los nueve tipos de personalidad están clasificados en tres tríadas dependiendo donde esté su centro vital dominante que es la zona del cuerpo de donde surge la primera reacción automática del ego. Puede ser emocional (corazón) que lleva a la persona a sentirse dolida o a lamentarse por lo sucedido; intelectual (cabeza) que genera que la persona sienta miedo o piense sobre lo que ha sucedido; o visceral (vientre) que provoca que la persona se sienta agredida y se ponga a la defensiva:

  1. Triada con centro emocional (de lo emotivo) está compuesta por los eneatipos 2, 3 y 4.
  2. Triada con centro intelectual (del pensar) está compuesta por los eneatipos 5, 6 y 7.
  3. Triada con centro visceral o instintivo (del hacer) está compuesta por los eneatipos 8, 9 y 1.

En el próximo post expondré una breve descripción de cada uno de los tipos de personalidad y más información sobre el tema.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Coaching y Eneagrama

  1. Mercedes dijo:

    Maica, gracias por compartir estos conocimientos de eneagrama y de todo lo que vas publicando en tu blog!! Para mí son siempre mensajes de conciencia sobre uno mismo, sobre nuestros valores, nuestros actos…un espacio de reflexión que te agradezco mucho.
    Un abrazo,

  2. Pingback: Liberando emociones | Desarrollo de personas y organizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s