Liberando emociones

“El Código de la Emoción” del Dr. Bradley Nelson como técnica de curación energética, libera emociones atrapadas en nuestro cuerpo que puede dar como resultado una mejora asombrosa y repentina del bienestar físico y emocional.

Recientemente he tenido la oportunidad de conocer el libro “El Código de la Emoción” donde el Dr. Bradley Nelson enseña como liberar emociones atrapadas. Explica que a lo largo de nuestra vida vamos experimentando emociones, que no se procesan completamente y quedan atrapadas en el cuerpo en forma de energía. Estas emociones se suelen producir como consecuencia de acontecimientos impactantes o traumáticos en nuestra vida o por otros motivos. Algunos ejemplos de emociones son el enojo, la pena, depresión, desánimo, culpa, odio, miedo, celos, abandono, pena…hasta sesenta diferentes emociones tiene identificadas el Dr. Nelson en su libro.

Cuando una emoción atrapada es liberada, una carga es literalmente sacada. De hecho la liberación puede causar cambios en cómo nos sentimos y comportamos, en las elecciones que hacemos, en los resultados que obtenemos e incluso en mejorar nuestro estado de salud, ya que el dolor es la manera del cuerpo de avisarte que hay un problema: es una señal de alerta.

El Dr. Nelson dice en su libro que las emociones atrapadas debilitan el funcionamiento inmune y dejan al cuerpo más vulnerable a la enfermedad y explica múltiples casos que ha atendido en su consulta de personas con alergias, depresión, enfermedades crónicas, dolores en diferentes partes del cuerpo como las rodillas, la espalda y cómo la salud de esas personas ha cambiado drásticamente, después de liberar sus emociones atrapadas, también comenta que no todo el dolor físico es causado por emociones atrapadas, pero, si existe esa posibilidad es positivo descubrirlo.

¿Cómo se liberan las emociones atrapadas?

La única manera de saber si tenemos emociones atrapadas es preguntándolo al subconsciente. En nuestro cerebro el consciente utiliza un 10% y el resto se puede decir que lo utiliza el subconsciente; éste se acuerda de todo, tiene toda la información almacenada de nuestra vida y sabe exactamente qué efecto tienen estas emociones atrapadas en nuestro bienestar físico, emocional y mental.

Para obtener respuestas del subconsciente se utiliza un tipo de kinesiología o examen muscular. El subconsciente responde a través del cuerpo mientras se le plantean preguntas con respuestas binarias (si o no). Una vez tenemos las respuestas del subconsciente y sabemos qué emoción vamos a liberar, cuándo se produjo y dónde se aloja en nuestro cuerpo (aunque estas dos últimas cuestiones son optativas), la emoción se libera pasando un imán por el meridiano gobernante, que comienza en el centro del labio superior, se dirige hacia arriba y por encima de la cabeza y va hacia abajo por el centro de la columna, terminando en la rabadilla.

Una emoción atrapada es energía y para deshacernos de una emoción atrapada, necesitamos vencerla con otra forma de energía. La energía-intención que se genera con el imán y nuestra intención de liberar esa emoción dan como resultado su liberación.  

Independientemente de sus resultados en la salud y dejando de lado esta parte, lo más importante es que es un método de sanación emocional, que nos libera de cargas pesadas que todos soportamos es nuestra mochila emocional.

Otro aspecto a destacar es que el código de la emoción habla del muro del corazón, un término inspirador y muy conectado con el ego del Eneagrama. Dice que el muro del corazón es creado por el subconsciente utilizando la energía de las emociones atrapadas para crear una barrera o escudo alrededor del corazón. Literalmente el subconsciente crea un muro de energía alrededor de nuestro corazón para protegerlo, lo más importante es que es un muro real para el subconsciente, con un diámetro determinado, que varía en cada persona y de un material normalmente bastante resistente.

Si buscamos similitudes entre el muro del corazón y el Eneagrama encontramos que el ego se puede vincular al muro del corazón y esta analogía nos abre un mundo de posibilidades, ya que con un método fácil de aplicar como es el código de la emoción, accedemos a una información privilegiada de nuestro subconsciente, que nos facilita liberar cargas de las que en muchas ocasiones no somos conscientes o, aunque seamos conscientes, desconocemos cómo liberarnos de ellas y, de una manera u otra, nos impiden recorrer el camino hacia nuestra esencia.

Por otro lado, al reconocer y liberar las emociones atrapadas en el muro del corazón y ser conscientes de ello, surge de forma más natural y fluida el incorporar nuevos hábitos y comportamientos a nuestra vida que facilitan el camino del desarrollo de nuestra esencia.

Para ampliar información sobre el Eneagrama: Coaching y Eneagrama

About these ads
Esta entrada fue publicada en Desarrollo de personas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Liberando emociones

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. mardin james garcia villanueva dijo:

    muy importante en la vida es liberarnos de las emociones atrapadas me gustaria lerlo el libro del DOCTOR BRAIDLEY NELSON .

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s